Si utiliza un chorreador, no hierva el agua, caliéntela hasta 90 grados, Además, utilice una bolsa fina no una gruesa.

El agua para la preparación del café debe ser sin cloro, preferiblemente electropura. El café contiene fenol, que al mezclase con el agua clorada, se convierte en clorofenol. Esto afecta el sabor del café.

Si mezcla el café con algún sabor es recomendable no pasarse de una onza, de manera que no altere el sabor del café. El café siempre debe predominar.

En caso de utilizar un coffemaker, el filtro debe ser preferiblemente de malla, así no restamos las propiedades agradables al paladar.

No deje el café en el coffemaker por más de 8 minutos. Prepare únicamente las tazas que consumirá.

Es recomendable lavar la taza donde se sirve el café con jabón líquido.

Procure comprar el café en el empaque hermético y cerrado para garantizar su calidad. También guárdelo siempre en su empaque original.

Si quiere mantener la taza caliente coloque un poco de agua en el microondas y caliéntela durante 15 segundos.

El café puro no requiere mucha azúcar, puede eliminarla poco a poco. Además así es más saludable.

El café debe mantenerse a temparatura ambiente, no en la refrigeradora ya que se humedece. Tampoco debe estar cerca de ingredientes con olor, porque es absorbente.

Cuando utilice canela, cocoa, clavo de olor o nuez moscada en el café, hágalo en muy pequeñas cantidades, como una pizca. Además, es mejor agregarlo en el fondo la taza.

Informacion de Contacto

Formulario de Contacto